Los juicios de Núremberg

Los juicios de Núremberg

Resultado de imagen para Los juicios de Núremberg

Desde el 20 de noviembre de 1945 hasta el 1 de octubre del año siguiente se llevaron a cabo los procesos contra los dirigentes más importantes del régimen nazi. El juicio tuvo lugar en el Palacio de Justicia de Núremberg, la única corte alemana suficientemente grande para las dimensiones del proceso que no fue destruida durante la guerra.

Los cargos de imputación fueron: conspiración, crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. El proceso concluyó con 11 condenas a muerte, tres cadenas perpetuas, dos reclusiones de veinte años, una de quince y una de diez. Solo hubo tres absoluciones.

Hermann Góring, la segunda figura en importancia del Partido Nazi, solicitó ser fusilado en lugar de ahorcado, pero como su petición fue rechazada acabó suicidándose con cianuro antes de la ejecución; a pesar de ello, su cadáver fue igualmente colgado, para que la pena, aunque de forma simbólica, le fuera aplicada.

Martin Bormann, jefe de la cancillería del NSDAP y secretario personal de Hitler, fue condenado en rebeldía, y aún hoy persisten las dudas sobre su suerte final: hubo testigos que afirmaron haberlo visto morir en la explosión de un tanque, tras haber escapado del Führerbunker de Berlín en mayo de 1945; otros dijeron que, tras haber sido herido por una granada, se suicidó con cianuro; por último, otra versión apuntaba a que huyó a Sudamérica. Lo único cierto es que su cuerpo fue hallado en Berlín en 1972.

Adolf Eichmann, uno de los responsables de la “solución final”, consiguió huir a Argentina antes del comienzo del proceso gracias a un pasaporte falso. Sin embargo, el Mossad, los servicios secretos israelíes, lo descubrieron en 1960 en Buenos Aires y lo trasladaron a Israel para ser procesado.

Su línea defensiva en el juicio se basó en la alegación de haber sido un simple burócrata ejecutor de las órdenes de otros. Adolf Eichmann fue condenado a muerte y ahorcado el 31 de mayo de 1962.

Varios altos cargos pudieron huir hacia otros países, donde consiguieron hacerse con una nueva identidad y una nueva vida. A lo largo de los años, muchos de ellos fueron descubiertos, pero en la actualidad aún se cree que siguen existiendo algunos fugitivos.

Pero el proceso de Núremberg no fue solo un juicio contra los altos dirigentes del Partido Nazi, ya que a lo largo de casi un año se realizaron un gran número de juicios, como el “Juicio de los Doctores” (contra 24 médicos acusados de conspiración y de crímenes de guerra y contra la humanidad), el “Juicio de los Jueces” (contra algunos de los abogados y jueces que ayudaron a redactar y erigir el aparato judicial nacionalsocialista), o el “Juicio Krupp” (contra los dirigentes del importante complejo industrial por su participación en los preparativos bélicos y por el uso de mano de obra esclava), entre muchos otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *