La conferencia de potsdam y la división de Alemania

La conferencia de potsdam y la división de Alemania

Resultado de imagen para La conferencia de potsdam y la división de Alemania

EN la Conferencia de Potsdam, que tuvo lugar entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945, participaron los representantes de las potencias vencedoras: en representación de Estados Unidos, el presidente Truman (que había sucedido a Roosevelt tras su muerte), Stalin y su consejero Molotov por la Unión Soviética, y el primer ministro británico Attlee (sucesor de Churchill).

En la reunión se fijaron las fronteras entre Polonia y Alemania a lo largo de la línea Oder-Neisse, con lo que este último país perdía la cuarta parte de su territorio en relación a las fronteras de 1937. Además, Alemania fue dividida en cuatro zonas de ocupación, administradas por las tres potencias vencedoras más Francia, y se decidió que cada potencia tenía la autoridad de gobierno en su respectiva zona, pero pronto se hizo evidente la diferencia en la política y la gestión entre las zonas occidentales y la soviética.

Ante esta situación, los americanos promovieron en abril de 1949 la creación de la República Federal Alemana, que unía las tres zonas occidentales, a la que los soviéticos contrapusieron en octubre la República

Democrática Alemana. Al igual que el país entero, también Berlín fue dividido en cuatro zonas de ocupación: francesa, británica, estadounidense y soviética. Por cuestiones administrativas, los tres sectores occidentales de la ciudad se unieron en una nueva entidad, Berlín Oeste, mientras que el sector oriental se llamó Berlín Este.

En un primer momento, la Unión Soviética permitió el libre tránsito entre las dos áreas de ocupación, pero en 1948 Stalin, con el famoso bloqueo de Berlín, cerró los accesos al sector occidental de la ciudad, que se encontraba en el interior del territorio alemán bajo control soviético, en el intento de impedir los suministros.

El objetivo no era otro que el de obligar a las potencias occidentales a abandonar la ciudad, pero el plan fracasó ya que los norteamericanos organizaron un puente aéreo durante más de un año, hasta que los soviéticos renunciaron al bloqueo en mayo de 1949.

Aunque al principio el puente aéreo no dio los resultados que se esperaban, al cabo de un par de meses se mejoró en gran medida la gestión, y gracias a la colaboración de las fuerzas aéreas de varios países (Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, etc.) se consiguió que en un año llegaran más de 200.000 vuelos al aeropuerto del Berlín Oeste.

Tras esta muestra de conflictividad entre las potencias ganadoras (una de las primeras tensiones de las muchas que provocaría la Guerra Fría), el 31 de agosto de 1961 se iniciaron las obras de construcción del tristemente famoso Muro de Berlín, bautizado por los soviéticos como “barrera de protección antifascista”, que dividió la ciudad en dos partes hasta su caída el 9 de noviembre de 1989.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *