¿Cómo fue el nacimiento de Israel?

El nacimiento de Israel en la nueva era.

Resultado de imagen para israel

El REINO UNIDO HABÍA ADMINISTRADO Palestina bajo mandato de la Sociedad de las Naciones desde finales de la Primera Guerra Mundial. Al acabar la Segunda Guerra Mundial, Londres se disponía a garantizar la independencia de las poblaciones sujetas al Imperio británico, aunque manteniendo, al mismo tiempo, la presencia militar en Oriente Medio.

En este contexto Palestina se convirtió en un enclave problemático, ya que la Agencia Judía para Israel exigió a las autoridades británicas el derecho a la emigración ilimitada de los judíos hacia Palestina, para instalar a los cerca de 100.000 supervivientes del holocausto. Al final, el Reino Unido remitió la cuestión a las Naciones Unidas.

La ONU, en una resolución del 29 de noviembre de 1947, fijó unas nuevas fronteras según las cuales al Estado judío le correspondía algo más de la mitad del territorio del mandato británico original, frente al resto del territorio que fue asignado al Estado árabe.

El 14 de mayo de 1948, fecha en que terminaba oficialmente el mandato británico, el jefe de la Agencia Judía, David Ben-Gurion, proclamó en Tel Aviv la fundación del Estado de Israel, cumpliendo el sueño del movimiento sionista alumbrado un siglo antes por el periodista alemán Theodor Herzl.

Sin embargo, esta proclamación comportó el inicio de una serie de conflictos entre israelíes y palestinos que se han prolongado hasta la actualidad. El primero de ellos fue la inmediata invasión del territorio israelí por parte de tropas egipcias, iraquíes, sirias y libanesas, con la intención de crear un único Estado árabe. Por su parte, el Estado de Israel contó con el apoyo de los estadounidenses y de los soviéticos, que consideraron la invasión árabe como una agresión ilegal.

En enero de 1949 se celebraron las primeras elecciones del nuevo Estado, en las que resultó vencedor Jaim Azriel Weizmann, que se convirtió en el primer presidente de Israel.

La primera ley promulgada en 1950, conocida como “del retomo”, concedía la ciudadanía a cualquier judío emigrado a Israel; mientras que la segunda ley, aprobada en 1952, la concedía también a personas de otras religiones pero con criterios mucho más restrictivos. La población del país se triplicó en un breve lapso de tiempo y fueron ocupadas también las tierras de 800.000 palestinos, forzados al exilio.

En la actualidad Israel es el único estado judío del mundo, aunque además de los seguidores de la religión hebrea (sin duda los más mayoritarios, con más del 75% de la población), también alberga otras religiones, como el islam (15% de la población), el cristianismo (2%), los drusos o los budistas, entre otros grupos étnicos y religiosos también muy minoritarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *